Care Can’t Wait Summit
May 4, 2021
Calling all Canadians – The Care Economy Statement
May 12, 2021

Brechas laborales de género y dinámicas escolares en Argentina

11 mayo, 2021

By: Gabriella Marzonetto

En Argentina, al igual que en el resto de los países de la región, estamos atravesando la segunda ola de la pandemia de COVID-19. La cual está mostrando efectos devastadores: saturación del sistema sanitario sumado a profundización de la crisis económica y de las desigualdades sociales, y con ello agotamiento generalizado de quienes cuidan, tanto de manera remunerada como de manera no remunerada, a las distintas personas en situación de dependencia. En referencia específica sobre los cuidados no remunerados a niños y niñas pequeñas, la saturación de las madres, por lo general sus principales cuidadoras, está mostrando efectos adversos también sobre su participación laboral y como consecuencia sobre su autonomía económica, tal como señalaría el informe de febrero publicado por la CEPAL titulado “La autonomía económica de las mujeres en la recuperación sostenible y con igualdad”.

Tras haber atravesado un largo año de pandemia con las escuelas cerradas, se evidenció el rol esencial de la escolaridad de los más pequeños, en relación al aprendizaje de saberes, para la socialización, para garantizar entornos seguros a los más vulnerables y también como espacio que permite la corresponsabilidad de los cuidados. Con ello, a comienzos de este año se esperaba un panorama diferente al de 2020 en relación a las dinámicas escolares de los más chicos. Las clases comenzaron en los colegios entre mediados de febrero y principios de marzo bajo estrictos protocolos. Estas nuevas medidas que buscaban garantizar una mínima presencialidad educativa, volvieron a mostrar las inequidades en materia de acceso y de infraestructura educativa: mientras algunos colegios privados podían garantizar la presencialidad todos los días o el acceso a conectividad de sus estudiantes, otros –la mayoría de los públicos- idearon esquemas de rotación de días y reducción horaria para la presencialidad de sus estudiantes, tal como señala el informe de la organización “Argentinos por la educación”.

Estos esquemas, entre otras cuestiones, afectan a las posibilidades de conciliación familia-trabajo de las mujeres, puesto que sólo para aquellas que se desempeñan en el sector formal de la economía se considerará falta justificada la inasistencia por responsabilidades de cuidado de niños, niñas y adolescentes los días que estos últimos tengan instancias educativas virtuales. El resto de las mujeres- sobre todo las más vulnerables cuyos hijos asisten en general a establecimientos educativos públicos-, empleadas en los sectores informales de la economía, encuentran sus posibilidades de conciliación limitadas, teniendo que recurrir a arreglos familiares de cuidado que incluyen a abuelas (personas de riesgo frente a la covid-19), a dejar a sus hijos pequeños solos o a participar menos en el mercado de trabajo. Es decir, todos escenarios desalentadores en términos de reducción de desigualdades sociales, económicas y de género.

Frente a una sociedad donde las responsabilidades de cuidado siguen recayendo principalmente sobre las mujeres y las opciones de corresponsabilidad social se ven limitadas por la crisis sanitaria -ya que en la mayoría de las localidades del país se volvió a cerrar las escuelas como medida para mitigar la segunda ola de contagios de covid-19, generando controversias-, las posibilidades de aumentar la participación laboral femenina, de cerrar brechas de ingreso entre géneros y de lograr la autonomía económica de las mujeres, parece un objetivo cada vez más difícil de alcanzar.

 

 

 

Comments are closed.